Les Ballet de Monte-Carlo en La Habana: un goce excepcional Por Noel Bonilla-Chongo, desde LA Habana Acompañado por Su Alteza Real (S.A.R) La Princesa de Hanovre, la más reciente edición del Festival…

Les Ballet de Monte-Carlo en La Habana: un goce excepcional
Por Noel Bonilla-Chongo, desde LA Habana

Acompañado por Su Alteza Real (S.A.R) La Princesa de Hanovre, la más reciente edición del Festival de Teatro de La Habana, trajo a las tablas de la sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba, a Les Ballets de Monte-Carlo. Sin duda alguna, el debut en escenario cubano de la importante compañía, fue un suceso extraordinario.
Precisamente, fue la voluntad de S.A.R. La Princesa de Hanovre, quien fundara en 1985 Les Ballets de Monte-Carlo, extendiendo un puente de continuidades y, también, de aperturas. Inspirado en los Ballets Rusos que con Serge Diaghilev al mando, se erigiera estandarte en la reinvención de la danza académica del pasado siglo XX, hoy la compañía se registra dentro de las mejores voces de la historia del arte coreográfico.
En 1993, Jean-Christophe Maillot fue nombrado director y coreógrafo de la agrupación. Él ha producido por más de veinte años, un fértil diálogo entre tradición e innovación. Sus propias creaciones originales y el aporte de cardinales maestros internacionales singularizan el repertorio activo de la compañía. De los establecidos Lucinda Childs, William Forsythe, Jiry Kylian, Nacho Duato a otros ya imprescindibles: Sidi Larbi Cherkaoui, Marco Goecke, Shen Wei, Alexander Ekman o Emio Greco. Conserva así, la actual troupe aquel espacio privilegiado de creación y expresión en franco desarrollo.
Y es que, tal como anotara S.A.R: “La práctica de la danza en Mónaco solo tiene sentido como tradición en la modernidad. No es nostalgia por un pasado revolucionador. Es, en sí misma, vigilia y escucha de formas más renovadoras”. Tras haber compartido en funciones, ensayos, conferencia de prensa, no nos queda duda de la aseveración de la princesa. Conformado por cincuenta bailarines de una veintena de países; el elocuente simbolismo, la naturalidad expresiva y la contemporaneidad discursiva en los modos de asumir la danza en Les Ballets de Monte-Carlo, distinguen las presentaciones y proyección artística del conjunto.
Muy emotivo fue el recibimiento efectuado por los estudiantes y docentes de la Escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso a los invitados. En el encuentro, S.A.R. elogió el alto nivel técnico e interpretativo de los artistas en formación. La Princesa de Hanovre y Jean Christophe Maillot manifestaron el interés de establecer intercambios, ofrecer becas y pasantías entre las academias de Cuba y el Principado de Mónaco. Asimismo, durante las breves conversaciones protocolares con Julián González, ministro de Cultura cubano, los altos visitantes mostraron el deseo de posibilitar colaboraciones entre Les Ballets de Monte-Carlo y los artistas cubanos de ballet y danza.
Por otra parte, Alicia Alonso, prima ballerina assolutta y directora del Ballet Nacional de Cuba, recibió en la sede la compañía, calle Calzada No. 510 en pleno Vedado capitalino a S.A.R. La Princesa de Hanovre y Jean Christophe Maillot. Durante el recorrido por la instalación, los visitantes presenciaron un ensayo de la pieza Tiempo de Danzón, donde el coreógrafo cubano Eduardo Blanco propone a partir del tratamiento contemporáneo del ballet, un bosquejo hacia las raíces tradicionales del baile nacional cubano.
Para las presentaciones habaneras de Les Ballet de Monte-Carlo, se escogió la pieza Cenicienta. Ballet que resume la reputación de antropólogo coreográfico de Jean-Christophe Maillot. En esta versión, el artista revisita el mito de Cenicienta para ofrecer una particular reflexión sobre el valor de la memoria en el reordenamiento del presente y del futuro. El tan llevado y traído tema del príncipe que se casa con la plebeya, ahora se ensancha para sobrepasar esperanzas y decepciones, sueños y conquistas. Maillot va más lejos, prefiere hurgar en el funcionamiento emocional que crean los mecanismos instintivos de este añoso cuento atemporal para asociarlo a preocupaciones que circundan la vida de mujeres y hombres de estos tiempos.
Música, iluminación, escenografía, vestuario, se complicitan en una puesta en acción donde la grafía del movimiento y la reestructuración espacial crean un mundo paralelo y, al mismo tiempo, amplio, multiplicador, ilimitado. Esperanza, confianza, utopías y certezas se dan la mano desde la reinvención del legado de la técnica académica y las relaciones proxémicas que se crea entre trastos escenográficos, objetos, trajes, intriga argumental.
Coexiste en el hacer coreográfico de Les Ballets de Monte-Carlo, la intención manifiesta y confiable del trabajo en equipo. Figuran en sus producciones coreográficas, el diálogo con artistas visuales relevantes: George Condo, Ernest Pignon-Ernest, Philippe Favier, Dominique Drillot; con compositores como Yan Maresz, Andrea Cera, Ivan Fedele, Ramon Lazkano, Martin Matalon, Gérard Pesson, Marc Ducret, Daniel Teruggi o, con creadores de vestuario como Karl Lagerfeld, Philippe Guillotel y Jérôme Kaplan. Asimismo, al tanto de las complicidades entre las nuevas tecnologías y la danza, los fotógrafos y videastas Ange Leccia y Gilles Delmas intervienen las constantes búsquedas coreográficas de Maillot y la compañía que dirige.
Una amplia y diversa producción coreográfica sitúan a Jean-Christophe Maillot dentro de los autores contemporáneos más relevante del panorama de la danza actual. Su investigación personal comprende un suerte de “lenguaje otro” en la danza académica, desde la reformulación de las sagas clásicas a la reinvención de temas y formas abstractas.
Su gestión directiva al frente de Les Ballets de Monte Carlo, le ha otorgado a la compañía un importante perfeccionamiento. Aclamada en los más importantes circuitos teatrales del mundo, está abierta al intercambio con las maneras más diversas de entender el arte de la escritura coreográfica en el Siglo XXI. Junto a la Academia de la Princesa Grace de Mónaco y el Foro de Danza, el innovar constante de la agrupación, participa en la reputación cultural internacional y la influencia artística del Principado.
Para el público cubano, amador exigente del arte balletístico y de sus conquistas más certeras, recibir la vista de Les Ballets de Monte-Carlo bajo de presidencia de S.A.R La Princesa de Hanovre y disfrutar de Cenicienta como propuesta de clausura en la dieciséis edición del Festival de Teatro de La Habana (FTH), fue un goce excepcional.

Visitas: 41

Incluir comentario

¡Necesitas ser un miembro de movimiento | movimento para añadir comentarios! | É preciso ser membro para incluir comentários

Participar en movimiento | movimento

Danza y cultura en red | Dança e cultura em rede

Este es un proyecto dance-tech.net desde 2018 y es curado por

Marlon Barrios Solano

Creada por la Red Suramericana de Danza en asociación con idanca.net y Associação Cultural Panorama | Criada pela Red Sudamericana de Danza em parceria com idanca.net e Associação Cultural Panorama.

© 2018   Creado por Red Sudamericana de Danza.   Tecnología de

Emblemas | Badges  |  Reportar problema  |  Términos de servicio